Tako de lengua

Muchos saludos
Como comento en la nota de contenido de este blog, este espacio es resultado de mi primer proyecto de investigación importante que culminó en el año 2011 con el libro El control de la estampa erótica japonesa shunga (El Colegio de México). Así mismo, su aparición parte de una serie de reestructuraciones que estoy realizando a mi blog, Los apetitos de la buza, y a mi página personal, donde solía publicar todas aquellas entradas que consideraba de interés. Sin embargo, tanto por cuenta de las facilidades que los recursos electrónicos cada día más nos brindan, así como por considerar que estos blogs también nos permiten personalizar líneas e intereses de investigación de manera independientes, es que inauguro hoy este depósito enteramente dedicado a la estampa erótica japonesa (quizás el primero sobre este tema en castellano).
Para tener mejor organizadas temáticamente las entradas de mis diferentes blogs, he decidido trasladar aquellas notas y comentarios que sobre shunga publiqué en algún momento pasado en mi blog personal, Los apetitos de la buza. Esas entradas desaparecerán de allí para reubicarse aquí, y aparecerán cuando lance públicamente este espacio con la primera entrada nueva.
El nombre de este blog, toma como referencia una de esas primeras notas sobre shunga que publicara con anterioridad, y que incluyo en esta entrada como bienvenida.
Espero que este espacio les permita disfrutar de una producción visual japonesa aún necesitada de una mayor labor de investigación y contextualización.

—————————————–

Originalmente publicado en Los apetitos de la buza, el 20/10/2009

Esta imagen shunga (quizás la más conocida de toda la producción erótica japonesa), corresponde al libro ilustrado de Katsushika Hokusai 葛飾北斎, titulado Kinoe no komatsu 喜能会之故真通, y que yo lo llevo al español como \”El genuino y experto veterano al encuentro del virtuoso deleite\”.
Este libro ilustrado con temática sexual (enpon) fue publicado en formato hanshibon en 1814 originalmente.
La imagen en cuestión, a pesar de que no tiene nombre, se conoce popularmente como Ama to tako 海女と蛸, es decir \”La Buza y el Pulpo\”.
Inserto aquí también una traducción completa del diálogo. Espero que los lectores no se ofendan con el lenguaje directo que se acostumbraba a utilizar en estas obras:
Pulpo: Me he preguntado cuándo, cuándo secuestrarla, pero hoy es el día. Al fin la he capturado. Después de todo, éste es un buen coño, rellenito. Aún más delicioso que un camote. Saa, saa, chupar, chupar, chupar hasta la satisfacción, y entonces llevarla como prisionera al palacio del Rey Dragón. Zufu, zufu, zufu, Chu! Chu! Chu! Chu! Zu! Zu!
Buza: Este odioso pulpo, fu, fu, fu, fu… prefiere, aa, aa… chupar la superficie de los labios interiores de mi vulva hasta que yo desfallezca, aa, eee. Me vengo! Con esa boca tubular. Con esa boca tubular, mi vagina abierta se atormenta. Oh! Qué hacer? Yoo, oo, oo, oo, hoo, aa, qué, oo, rico, rico, oo, rico, rico, haa, rico, fu, fu, fu, fuu, fuu. Otra vez! Yoo, yoo, yoo, yoo. Sin embargo, a partir de ahora me llamarán aa, fu, fu, fu, fuu, fuu, fuu, pulva! Vulpa! Oo, fu, fuu, fuu. [Comentario mío: aquí al final el escritor está haciendo juego con pulpo y vulva, ya que \”tako\”, la palabra japonesa para pulpo, también implicaba \”vulva\” en el lenguaje de Edo].
Pulpo: Zuu, zuu, zuu, zuu, hicha-hicha, gucha-gucha, jutsu, chu, chu, chu, chu, guu, guu, zuu, zuu [Comentario mío: estos son maneras de escribir sonidos, en este caso, ilustrativos de la acción que está llevando a cabo el pulpo; recurso onomatopéyico bastante común en japonés].
Buza: Ey! Y qué de la impresión de estar enrrolada por ocho piernas? Oh, oh, se está metiendo, aa, aa.
Comentario del escritor: Los jugos fluían como agua caliente. Nura, mura, nura, doku, doku, doku.
Buza: Ee, moo, empiezo a sentir un hormigueo. Una y otra vez, hasta perder conciencia, fu, fu, fu, fuu, fuu, los límites y las fronteras desaparecen, oo, oo, oo. Me vengo, anna, aaaaaa, ahí, ahí, aquí, aquí, uu, mu, mu, mu, fun, mufu, umu, uuuu, qué rico! Rico!
Pequeño pulpo: Después que termine mi padre, yo, también, usaré mi boca tubular para frotarle desde el clítoris hasta el culo, hasta que pierda conciencia, y entonces revivirla y hacérselo de nuevo, chu chu!!

NOTA
Esta es una traducción mía al español a partir de la versión publicada en: Talerico, Danielle. \”Interpreting sexual imagery in Japanese prints: A fresh approach to Hokusai’s ‘Diver and Two Octopi’\”, en Impressions. No. 23. Ukiyo-e Society of America, New York, 2001. pp: 25-41.

El ukiyo-e y el cine japonés II (Hokusai)

El segundo texto de esta serie (habíamos publicado ya otra entrada sobre Utamaro) estará dedicado al ilustrador Katsushika Hokusai 葛飾北斎 (1760-1849) y al filme de Shindō Kaneto 新藤兼人 Hokusai manga, también conocida en Occidente como Edo porn.

Hokusai manga 北斎漫画 (Bocetos de Hokusai)
Director: Shindō Kaneto 新藤兼人
Producida por: Shōchiku Eiga 松竹映画, 1981
Este es un filme biográfico que narra la vida de Hokusai y su lucha por convertirse en un artista reconocido. La historia comienza desde que Hokusai era joven y pobre, y va mostrando no sólo sus logros en el mundo de la ilustración ukiyo-e, sino también sus relaciones con diferentes intelectuales de la época, como el escritor Kyokutei Bakin 曲亭馬琴 (1767-1848), que se convierte en su amigo personal y lo apoya en su carrera. Además, otros aspectos importantes en la historia del filme son sus relaciones con su hija Ōi お栄, quien fue un puntal importante en su vida y quien además tiene una obra pictórica y gráfica sobre la que también comentamos hace ya un tiempo, a propósito de un documental en torno a ella producido por la televisión japonesa.
Aspectos importantes de su vida creativa, son núcleos dramáticos claves a lo largo del filme. En particular  tres de ellos son seleccionados por el director como puntos de giros en la película. Estos son: sus famosas estampas sobre las 36 vistas del monte Fuji (Fugaku Sanjūrokkei 富嶽三十六景), creadas entre 1826 y 1833, su libro de esbozos Bocetos de Hokusai (Hokusai manga 北斎漫画), producido entre 1814 y 1878 en 15 volúmenes, y parte de su obra erótica, sobre todo la ilustración de la Buza y el pulpo (Ama to tako 海女と蛸), que se publicó como parte del libro erótico ilustrado El genuino y experto veterano al encuentro del virtuoso deleite (Kinoe no komatsu 喜能会之故真通), en 1814.
El conjunto de volúmenes dedicado a reunir los bocetos y apuntes visuales de Hokusai, y que se conoce como Hokusai manga, es precisamente el que le da nombre a esta película. A pesar de que erróneamente muchas veces hoy se les asocia (por cuenta de la palabra manga en su nombre) con la producción contemporánea de comics, estos libros reúnen los diferentes esbozos y estudios que fue compilando Hokusai a lo largo de su vida, y que muchas veces utilizó para su obra. También concibió varios de los volúmenes de este libro como fuentes para el estudio de movimientos del cuerpo, gestos faciales, ejercicios de composición, así como también animales, objetos, seres sobrenaturales o personas desempeñando actividades cotidianas. Por otro lado, otra de las funciones implícitas en esta obra de Hokusai es la educativa; el pensar esta antología de bocetos como un manual para sus discípulos, un funpon 粉本 (libro de notas), y que fue bastante común en la tradición de la enseñanza pictórica basada en el binomio maestro-discípulo(1).

A pesar de todos los aspectos de la vida de Hokusai que muestra el filme, hay una escena por la que mayormente es recordado, y es el momento en que concibe y crea la famosa imagen de una mujer buzo teniendo sexo con dos pulpos. Esta escena no sólo fue la base para algunos de los posters de la película, sino que incluso, en la versión para público de habla inglesa, el título con el que se distribuyó la película fue Edo porn, marcando justo este aspecto en detrimento del resto de la historia (aunque para ser honestos, los amoríos y las preocupaciones sobre estos por parte del protagonista, son uno de los ingredientes más activos en el filme).

En los trailers que se produjeron sobre el filme vemos también estas dos vertientes. Mientras el primero es más general en torno a la película, el segundo (sobre todo en su primera parte) enfatiza la escena de la mujer con el pulpo.
Incluyo también aquí, para nuestros lectores, referencias a cuatro de las investigaciones y catálogos más importantes que se han escrito sobre la vida y obra de Katsushika Hokusai en los últimos años. De entre todos los ilustradores del mundo del ukiyo, Hokusai es quizás del que más se produce, por lo que las referencias que les pongo aquí son de aquellos estudios que considero relevantes. Además de libros generales sobre su vida y obra, he incluido otros que se concentran en algún título específico de su producción.
Matthi Forrer
Prestel, 2009
220 páginas






John T. Carpenter, ed.
Brill, 2005
357 páginas






Richard J. Lane
E.P. Dutton, 1989
320 páginas






Henry D. Smith, ed.
George Braziller, 1989
224 páginas






Katsushika Hokusai
PIE International, 2011
696 páginas







Katsushika Hokusai
Seigensha, 2011
900 páginas








NOTAS
1. Sobre la tradición del funpon, y el aprendizaje en los talleres pictóricos, les recomiendo mucho el libro editado por Brenda Jordan, Copying the master and stealing his secrets: Talent and training in Japanese painting (University of Hawaii Press, 2003).

La hija de Hokusai – o recomenzando el blog…

Año interesante este 2011 en muchos aspectos, pero por diversas razones profesionales y sobre todo personales, me he alejado un tanto del trabajo con este blog, al que he abandonado un poco – o bastante -, bajo pretexto de \”aclarar\” unas cuantas cosas en mi cabeza. Afortunadamente, como ya muchas de ellas se \”despejaron\”, otras seguirán oscuras (ya me da igual), y he visto, acumulado y anotado un montón de ideas y de información interesante para los que leemos este espacio, puedo asegurar que estaré semanalmente posteando materiales sobre los temas que nos interesan.
Para este breve post de hoy, me pareció interesante facilitarles los links a un documental de la televisión japonesa sobre Ōi お栄, la hija del famoso ilustrador y pintor de ukiyo-e, Katsushika Hokusai 葛飾北斎, a quien no sólo se le atribuyen muchas de las obras hasta el momento pensadas como de Hokusai, sino también una parte importante de la producción de shunga también atribuida a Hokusai. De más está decir que es una de las pocas artistas mujeres de las que se conoce de su existencia, y de la que sólo recientemente se ha comenzado un proceso de documentación e investigación (aún precaria) de su vida y obra.
Lamentablemente, para aquellos que no manejan la lengua, el documental se encuentra completamente en japonés. Sin embargo, me sigue pareciendo importante postearlo aquí, ya que considero que es un material informativo significativo para todos aquellos que nos dedicamos a, e interesa, la producción visual japonesa, sobre todo aquella realizada durante el siglo XIX.
El documental está dividido en siete partes que incluyo íntegras a continuación.
Espero que lo disfruten.









Exhibición en Japan Society, Raikō, la araña de tierra, y más notas sobre Kuniyoshi

Después de varias semanas de abandono del blog, por cuenta de algunos viajes y otras razones varias, quisiera comenzar la avalancha de posts que estaré subiendo en los siguientes dos meses (para de alguna manera intentar redimirme de la ausencia), con algunas notas de una excelente exhibición que sobre Kuniyoshi se inauguró el mes pasado en la Japan Society Gallery de Nueva York, así como otros comentarios en torno a una de las estampas más conocidas de este ilustrador y que forma parte de la muestra, El Raikō y la araña de tierra.
La exhibición en cuestión, que estará abierta hasta el 13 de Junio del año en curso, es una de las mejores y más completas muestras de la obra de Utagawa Kuniyoshi 歌川国芳 (1797-1861) que he podido ver, y que se hayan organizado en los últimos 15 años. Títulada Graphic Heroes, Magic Monsters(1), se alimenta básicamente de la colección privada de Arthur R. Miller, quien acaba de donarla además al Museo Británico. Precisamente, el curandor jefe de la colección japonesa de ésta institución, Timothy Clark, fue quien realizó tanto el trabajo curatorial, así como el catálogo, que recomiendo altamente a aquellos interesados en Kuniyoshi y en el ukiyo-e en general, ya que no sólo es un actualizado estudio sobre la vida y obra del ilustrador japonés del siglo XIX, sino que incluye algún que otro descubrimiento interesante, e imágenes de obras raras.
Además de los conocidos trípticos de Kuniyoshi con tema de guerreros y fantasmas (musha-e 武者絵), temática que lanzara a la poularidad a este ilustrador que tuvo que competir contra el empuje y fuerte actividad comercial de ilustradores contemporáneos suyos de la talla de Keisai Eisen 渓斎英泉 (1790-1848), Utagawa Hiroshige 歌川広重 (1797-1858), Katsushika Hokusai 葛飾北斎 (1760-1849) o, su mayor rival, Utagawa Kunisada 歌川国貞 (1786-1865), la exhibición también dedica amplio espacio a otros aspectos de su producción como lo fueron las \”mujeres bellas\” (bijin-ga 美人画), los paisajes (fūkei-ga 風景画), las estampas de actores del teatro kabuki 歌舞伎 (yakusha-e 役者絵), así como el humor (sobre todo a partir de sus \”caricaturas\” o \”estampas locas\”, kyōga 狂画).

Es justo a esta última categoría (kyōga), aunque también se relaciona con la temática de guerreros (musha-e), que pertenece la imagen sobre la que quisiera hacer unas breves anotaciones aquí: Minamoto no Yorimitsu-kō no yakata ni tsuchigumo yōkai wo nasu zu 源頼光公館土蜘作妖怪図 (La araña de tierra genera monstruos en la mansión de Minamoto Yorimitsu), editada  por Ibaya Senzaburō 伊場屋仙三郎 en el verano del año 1843. Este tríptico de Kuniyoshi es ampliamente conocido por cuenta de un supuesto proceso legal levantado en contra de su ilustrador y de su editor, en el momento más álgido de los controles editoriales de las Reformas de Tenpō. No me interesa aquí comentar sobre el proceso en cuestión, ya que sobre este tema se abundará en otro post futuro(2), pero sí por lo menos mencionar que la gente del momento asumió esta imagen como una crítica abierta a la situación causada por las reformas, y a las pesadillas que los \”fantasmas\” y la araña causaban a los gobernantes de la época.
Por supuesto, es prácicamente imposible determinar si ésta fue la intención real de Kuniyoshi o del editor, no obstante, las piezas fueron retiradas del mercado y los tacos de impresión destruidos, y es justo este hecho el detonante de una abundante produción de reimpresiones, así como de versiones piratas y alternativas del tríptico, como las que estoy insertando aquí a continuación. De éstas, la primera es muy probable que sea la versión original, las siguientes tres son versiones clandestinas o piratas, y las últimas tres corresponden a versiones alternativas de los ilustradores Utagawa Sadahide 歌川貞秀 (1807-1873), Toyohara Kunichika 豊原国周 (1835-1900), y Hokuki (fechas desconocidas).

NOTAS:
1. Coloco aquí algunos links de reseñas que sobre sobre la exhibición y el catálogo aparecieron en ArtRepublic, The New York Times, y Suite101.
2. Sobre esta estampa y el supuesto proceso legal acabo de terminar un artículo que se entregó la semana pasada, y que aparecerá publicado en la revista Estudios de Asia y África, del Colmex, antes de que se acabe el año. Una vez que se publique, se incluirá en el blog un link a su archivo electrónico.

La perspectiva en Japón y Asia (Parte I)

En su reciente post sobre Vistas tridimensionales en el Japón moderno (donde además del comentario crítico, se muestra un ejemplo de estas poco conocidas imágenes), Emilio García Montiel discute brevemente sobre el papel que, en la construcción de una particular visualidad moderna en el Japón de la época Meiji 明治 (1868-1912), tiene la perspectiva(1) .

Durante la segunda mitad del siglo XIX, Japón atestiguó la adopción a gran escala de esta convención que, para crear una ilusión de profundidad, se importa de Europa, anclada sobre todo en la enseñanza de la técnica de la pintura a través de las diferentes escuelas y academias de corte occidental que se fundan en el país como parte del programa modernizador (entiéndase occidentalizante) que el nuevo estado japonés lanza a través de su proyecto de Estado-Nación, y que, como Emilio comenta, intenta fomentar prácticas visuales como parte del ejercicio \”civilizatorio\” moderno.
Ahora, si bien es cierto que podemos ubicar en Meiji ese momento en que la perspectiva lineal, en tanto nueva forma de \”ver\” la profundidad, impacta in extenso a la sociedad japonesa decimonónica, ésta convención no es para nada novedosa si consideramos la historia de los circuitos de producción, distribución y consumo de imágenes en etapas anteriores a la Restauración Meiji.
A lo largo del período Tokugawa 徳川 (1603-1867; también conocido como Edo 江戸) se pueden rastrear múltiples ejemplos de pintores e ilustradores que experimentaron con elementos de la perspectiva lineal, y del claroscuro. Algunos de los ilustradores de ukiyo-e 浮世絵 más famosos de la primera mitad del siglo XIX, también se apropiaron de estos recursos que reutilizaron de diversas formas. Es particularmente interesante notar que, ilustradores como Katsushika Hokusai 葛飾北斎 (1760-1849), Utagawa Hiroshige 歌川広重 (1797-1858) o Utagawa Kuniyoshi 歌川国芳 (1797-1861), que ejercieron una influencia considerable en el japonismo europeo decimonónico, ya habían incorporado a su obra estas experimentaciones.

De hecho, no sería ligero afirmar que, no obstante el impacto ejercido sobre la cultura y prácticas visuales de Meiji por los referentes recien importados, la real \”revolución\” en el terreno de las imágenes comienza a tener lugar mucho tiempo antes, en concreto a finales del siglo XVIII, por cuenta de lo que significó la liberalización del conocimiento occidental que realizara en 1720 el shōgun Tokugawa Yoshimune 徳川吉宗 (1684-1751), la avalancha de libros científicos europeos, su traducción al japonés, y el desarrollo de la corriente intelectual conocida como rangaku 蘭学 (estudios holandeses; estudios europeos), ejemplos todos que nos sirven para cuestionar la ya caduca idea de que Japón estuvo \”cerrado\” al extranjero durante todos esos años. Por supuesto este conocimiento (con sus nuevas teorías, aparatos ópticos, e imágenes) tuvo una presencia igualmente considerable en la producción visual japonesa del XVIII, con conocidos pintores como Maruyama Ōkio 円山応挙 (1733-1795), o Shiba Kōkan 司馬江漢 (1747-1818).

Finalmente, no es tampoco esta liberalización frente a la importación de libros europeos, ni la corriente rangaku, las causantes de los primeros contactos de los japoneses con la perspectiva lineal europea. Hay que recordar que el comercio nanban 南蛮 (o de los bárbaros del sur), o sea, portugueses y españoles que se establecieron en algunas partes de Japón desde la segunda mitad del siglo XVI, trajo consigo la práctica de la pintura al óleo y el uso de la perspectiva, que sin embargo, por cuenta de las políticas oficiales anticristianas de los Tokugawa, tendió a prácticamente desaparecer con raras excepciones en algunas estampas ukiyo-e.

Concluyo esta primera parte del post sobre la perspectiva, invitándolos a que disfruten de un fragmento del rollo ilustrado Shigisan engi emaki 信貴山縁起絵巻 (Rollo ilustrado de la leyenda del monte Shigi), pintado en el siglo XII, donde podemos encontrar elementos que intentan jugar con una sensación de profundidad que nos remite directamente a la perspectiva lineal. Nos preguntamos entonces, ¿es la Europa renacentista el único sitio donde nace esta inquietud?

NOTAS
1. Agradezco a Emilio por su nota que de cierta forma \”reactivó\” mi producción de textos (e ideas) para este blog que se encontraba medio dormido por cuenta de (echémosle la culpa) los desajustes derivados de las fiestas decembrinas y el comienzo del año.