Las narrativas visuales en Japón

El día de ayer se realizó una conferencia en el SAE Institute, ubicado en la Colonia Condesa en el D.F., sobre el uso de la narración como recurso visual en el arte japonés. Esta charla, La narrativa gráfica japonesa: del emakimono al anime y el manga, impartida por el profesor Toshihiro Jinnouchi 陣内利博, forma parte de un taller organizado por el mencionado instituto y ha contado con el apoyo de Fundación Japón en México.
El profesor Jinnouchi, quien es especialista en diseño de la comunicación visual en la Universidad de Artes de Musashino en Tokio, ya había visitado México el año pasado como participante del Encuentro Internacional de Historieta y Novela Gráfica, con sede en el Museo del Chopo.
La conferencia se dividió en dos partes. En la primera, el profesor Jinnouchi presentó al público participante una introducción general a la historia del arte japonés a partir de algunos ejes centrados en el uso de los sistemas narrativos, y en algunos de los más evidentes circuitos de producción y patrocinio de productos visuales, en diferentes épocas del desarrollo de la cultura material y visual japonesa.
A partir de imágenes vinculadas con el mundo religioso budista, la corte imperial, la aristocracia samurai, la cultura popular urbana, y la importación de objetos e imágenes de Occidente desde el siglo XVI, se intentó mostrarnos un historial de precedentes en el uso de algunos recursos narrativos que pudieron haber servido de base para el posterior desarrollo, de la posguerra hasta la actualidad, de la industria del manga y el anime japoneses.
Esta idea, muy recurrente en los últimos veinte años en una buena parte de las investigaciones que rescatan e historian la vida y quehaceres del mundo de los comics y de la animación en Japón, en mi opinión debe ser adecuadamente matizada. A pesar de que, por supuesto, existen abundantes ejemplos en la historia de las imágenes japonesas que evidencian el uso de estrategias narrativas visuales, esto no implica necesariamente que estos productos contemporáneos sean directos herederos de las diferentes tradiciones representativas previas. Por lo tanto, es muy importante también tomar en consideración las propias características y condicionantes de la industria del manga y el anime, así como sus contextos y aquellos diferentes lenguajes \”nuevos\” de los que se apropia (como el cinematográfico, por ejemplo).
En este sentido me pareció efectivo el uso que, para la conferencia, el profesor Jinnouchi le dio al término hyōgen-gura 表現蔵 (yo lo traduciría como repertorio representativo), es decir aquel acervo de imágenes previas que forma parte de ese \”archivo visual\” (como él lo llamó) con el que hoy día contamos, y del que cualquier creador contemporáneo se puede apropiar, sin que eso implique un pedigree inmediato de los productos actuales.
Finalmente, la segunda parte de la conferencia fue dedicada a mostrarnos, a partir de reproducciones de antiguos rollos ilustrados (emakimono 絵巻物), algunos de esos antiguos ejemplos en su totalidad, reviviendo las formas en que esos rollos eran \”leidos\”; ocasión casi única, ya que las formas más comunes de tener contacto con ellos hoy es a partir de fotografias de fragmentos. Esta, para mi, fue la cereza del pastel de la conferencia, que además permitió entender (a partir de la experiencia) cómo funcionaron en este soporte algunas de las estrategias narrativas que fueron precisamente el tema central de la charla.
De nuevo, agradezco a SAE Institute, a Fundación Japón y al profesor Toshihiro Jinnouchi por esta posibilidad y agradable tarde de lunes.

"El arte en el Japón de Edo" en castellano

El arte en el Japón de Edo: El artista y la ciudad, 1615-1868
Christine Guth
Akal, Madrid, 2008
176 páginas
Es ya de por sí un hecho afortunado contar en lengua castellana con textos originales sobre arte japonés, así como con alguna traducción de obras realizadas en otra lengua y que se ofrecen al público hispanohablante. Más aún, cuando se trata de la obra que estamos presentando aquí ahora, a mi entender, unos de los textos mejor logrados que intenta brindar el más amplio panorama de los diferentes circuitos de producción, circulación y consumo de las artes a lo largo del período Edo (1603-1867).
El libro, que es un texto introductorio sobre el arte del período Edo (quizás el único que se ha escrito al respecto en lenguas occidentales; habrá que esperar unos meses para contar con el nuevo libro de Timon Screech sobre el mismo tema), posee la novedad de no basarse únicamente en los circuitos de producción del ukiyo-e (estampa japonesa) como es común encontrar en muchos otros textos, sino que incluye importantes actores como los artistas de Kioto, los artistas de Edo, los artistas de Osaka y Nagasakiy, y los artistas itinerantes, provinciales y rurales.
A continuación les coloco el enlace a la versión digital del libro que se encuentra en Google Books, y que como saben sólo se puede revisar parcialmente. Sin embargo, por lo menos pueden tener una idea más precisa de los contenidos del texto. Además, les paso también el link para la compra del libro en la recién inaugurada y esperada \”amazon.es\”.